San Juan Bautista
para mostrar quién era la luz